miércoles, 16 de febrero de 2011

Vita Clamavi
Príncipe dios,
te clamo por el aire,
en la percepción deliciosa
de la vida
y de las cosas de la vida,
vita clamavi,
poséeme,
desalójame de lo que no es tuyo,
he de morir en su espuma.

Es suburbio  de su existencia y la besa
hasta sus huesos,
respira en su sangre menstrual
y virgen la viste.
Desmedrada en su postrera reflexión
huele cómo marchitan los soñados
azahares y azucenas
en  su cintura.

2 comentarios:

Antonio Arroyo Silva dijo...

Un placer leerte, amiga. Esa mujer fundada en el texto dando vida a las palabras.
Saludos desde canarias.
Antonio Arroyo.

Ana Rosa Bustamante M. dijo...

Muchas gracias Antonio por tu acogida desde tan lejos y tan cerca.

Saludos desde Valdivia sur de chile.

ana rosa